Alimentos buenos, limpios y justos

Publicado en Noticias
0

Es la filosofía de Slow Food, un movimiento internacional cuyos componentes se reunieron en una cena en el restaurante Branka. El movimiento Slow Food cuenta cada vez con más adeptos en el mundo. Su filosofía: Se puede condensar en que el alimento que consumimos sea «bueno, limpio y justo». Bueno porque sea rico, gustoso y nos dé placer al comer. Limpio porque sea de buena calidad, producido respetando el medio ambiente, la biodiversidad y las tradiciones locales y justo porque el productor reciba un precio justo por su trabajo y producto, tanto el agricultor como el ganadero o pescador.

Este movimiento fue fundado en 1989 para contrarrestar los efectos nefastos de la vida rápida sobre nuestra alimentación. Su fundador y presidente, Carlo Petrini, fue uno de los ponentes en los Diálogos de Cocina celebrados hace unos días, con mucho éxito, en el palacio de Miramar. Slow Food cuenta en la capital donostiarra un grupo de asociados, que realizan diversas actividades al cabo del año. Hace unos días celebraron la cena de primavera en el restaurante Branka. Entre ellos, los asociados: Dave Forrest, Xabier Goikoetxea, Beñat Irasuegi, Lydia Muñoz, Pello Urdapilleta, criador del cerdo autóctono Euskal-Txerri, Gustavo Adolfo Cano, del restaurante Tedone, y las hermanas Visi y Virginia Irizar, de la Escuela de Cocina Luis Irizar.

También asistieron a la cena, Carmen Esnaola, del restaurante Iñausti, y su nieto José Luis Ramos, acompañados por Santi de la firma Hosfrinor y José María de Unialco, Juan Ángel Orlando y su esposa Merche, Mikel Zubizarreta, propietario de Mikelson y algunos componentes de la junta directiva del Club de Tenis Ondarreta.

Esperaba en al terraza una cupela de sidra de manzana 100% autóctona de Astigarraga y unos pintxos: Pulpo de roca a la plancha con panceta de euskaltxerri y puré de patata Gorbea, verdel del día escabechado en txakoli con ensalada udaberri Aroa, virutas de queso de oveja cara negra Carranzana y coulis de tomate Arexabaleta y rulo crujiente de chistorra de Euskaltxerri sobre crema de maiz de Mungia. Ya sentados, los comensales disfrutaron de los siguientes platos: Espárragos frescos de Navarra en dos cocciones, aliñados con aceite de oliva virgen extra de olivos milenarios del Maestrat, sal de jamón de Euskaltxerri y yema de huevo de Euskal-oiloa; pétalos de babatxiki, guisantes de lágrima, panceta de Euskaltxerri y alcaparras de Ballobar, en un arroz ecológico acquerello cocinado con caldo de cigalas y azafrán de Jiloca. Sasiardi asado a baja temperatura sobre crema de patata de Gorbea y de postre, txakoli de vendimia tardía con tatín de manzana errezil y helado de galleta. El exquisito menú fue creado y realizado por el jefe de cocina del Branka, Pablo Loureiro, también miembro de Slow Food Gipuzkoa-Donosti, y su equipo.

Kutxa Espacio. Kutxa Espacio de la Ciencia organiza hasta el 19 de abril un sin fin de actividades, son más de 28 al día. Como principales novedades destacan El secreto del cohete de cartón, a partir de los 5 años. Durante la sesión del planetarium, los visitantes tendrán la oportunidad de acompañar a dos niños en un fantástico viaje a través de los planetas del Sistema Solar. También podrán disfrutar del espectáculo 1,2,3. matemagia, en colaboración con la compañía En la lona.

Los horarios de Kutxa Espacio: para hoy domingo y mañana lunes y los próximos sábado y domingo de 11 a 19 horas. De martes a viernes de 10 a 19 horas.

El precio de la entrada al museo es de 7 euros, en tarifa reducida 5,5. El precio de acceso al planetario de 3,5 euros y tarifa reducida 2,5. La tarifa combinada es de 9,5 euros.

Deja tu comentario con

Escribe un comentario

Todos los campos con * son obligatorios.

*

Loading Facebook Comments ...